4/12/23

297. Petronila se las ingenia

    Petronila, como todo ser humano normal, era presa de irresistibles apetencias sexuales. Pero la última ramera del mundo había muerto y ella era más fea que el contenido del pendrive de un pederasta. Tan sólo los animales se acercaban a ella —y no todos—, mientras que los humanos ni siquiera osaban tocarla con un puntero láser.

    Ella no tenía inconveniente alguno en reconocerse como el antónimo personificado más superlativo de la belleza, pero de nuevo debía recurrir al onanismo para poder orgasmar, y ya no le bastaba con la sobrada habilidad de sus dedos. Además, era domingo, y todo el centenar de engendros masturbatorios que utilizaba para tal fin se habían quedado sin pilas, y el establecimiento más cercano donde poder comprarlas estaba a kilómetros de distancia.

    Pero como es bien sabido, la necesidad agudiza el ingenio y este no está reñido con la fealdad. Petronila, como suele hacer cuando está en casa y tiene que esperar, abrió su computador portátil y entró en un concurrido chat con una foto falsa en su perfil —como hacen todas y todos—, y con irritante soltura verbal empezó a burlarse de las crisis existenciales de sus numerosos usuarios. 
 
    Al cabo de tres horas, y sintiéndose realizada por haber insuflado algo de cruda realidad en aquel ciberespacio de vidas vacías, desenchufó del cargador su viejo Nokia 3310 recién desempolvado y resucitado, activó la vibración, lo embutió en un guante de látex embadurnado con lubricante acuoso de alta calidad y se lo introdujo en el coño. Luego cogió el teléfono supletorio y empezó a llamarse así misma una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

    Una y otra vez se llamó Petronila así misma, con la obsesión enfermiza de quien derrocha liquidez en las líneas eróticas, hasta que el placer multiorgásmico la convulsionó con salvajismo y la vació en torrenciales oleadas eyaculatorias. Entonces, llena de satisfacción y con un brillo mágico en la mirada, Petronila fue recuperando la compostura y bendijo a Antonio Meucci y a las compañías de telefonía móvil.




    

24 comentarios:

  1. Conozco una Petronila que hace algo así. Se deja la poca vida que le queda en intentar hundir a los demás en la mierda tanto como lo está ella. Internet le ha dado mucho impulso a los ofensores más cobardes. Y vaya, mi Petronila también es algo onanista. Aunque el onanismo es tan común en las mentes sanas como en la insanas. Supongo que no tiene nada que ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que no. Si algo considero insano, es precisamente abstenerse y negar las apetencias carnales. Es ir a contra natura.

      Eliminar
    2. Siempre pensé que esa Petronila, si es la que yo creo, debería dedicarse más a los pecados Onán, si es que se dedica algo a ellos.
      La del texto de Cabrónidas... vaya, qué bien se buscó la vida. :D

      Eliminar
    3. La necesidad es la mejor impulsora de las grandes hazañas.:)

      Eliminar
  2. No sé qué es más viejo, si el Nokia o la figura del troll de internet.
    Lo que nunca envejece ni se actualiza es el código natural al que estamos atados.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que habría que investigar un poco para saberlo. Nuestro código natural seguirá con la configuración de fábrica tanto como duremos, estoy seguro.

      Eliminar
  3. Has resumido a la perfección la vida de muchas personas, volcar carretadas de mierda sobre desconocidos para sentirse vivos y practicar un onanismo desafoarado en soledad... no me parece mal, peor es correr maratones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, correr maratones igual es peor, pero meritorio.:))

      Eliminar
  4. Por Dios... Decirle a la pobre Petro que eso de los cacharros a pilas es ya casi prehistoria... Ahora van con cargador y total el móvil también debió de cargarlo, no...😁😁

    ResponderEliminar
  5. Mira tú por donde gracias a tu Petronila, me he entrado que Graham Bell , que era quien yo creí había inventado el teléfono, en realidad le robó la idea a Antonio Meucci, por qué la historia será tan amnésica? Mil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, la historia la escriben los vencedores, pero con ayuda de los que tienen el dinero y los medios. Gracias a ti.:)

      Eliminar
  6. uy... que esas aplicaciones de citas y que ya los filtros hasta te dan el tono de piel que quieras me da repelus. jaja
    lo siento voy a er muy mala persona diciendo esto, pero pénsé todo el tiempo leyendo sobre Petronila que en realidad es mi trol señora de ceño fruncido que siempre me lee y me hostiga porque no le "gusta" como escribo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jo. Quizás tu troll lo que necesita es orgasmar con más frecuencia.:)

      Eliminar
  7. Digamos que el Nokia 3310 lo hizo todo bien en su momento, por algo gozó de tanta popularidad. Incluso hasta para lo que no fue hecho; usarlo como juguete sexual o usarlo como martillo, porque pucha que era resistente el condenado jaja
    Va un abrazo, Cabrónidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bien podía ser utilizado como un arma mortal arrojadiza.
      Otro para ti.:)

      Eliminar
  8. Menuda historia, como dices la necesidad agudiza el ingenio, y esta segunda opción para mi que es mejor que atacar a otros para sentirse mejor. Cada uno satisface sus necesidades como mejor sabe, nunca se me hubiese ocurrido pensar que un antiguo Nokia diese para tanto.
    Y no tenía ni idea de quien era Meucci y lo injusta que puede ser la historia con personas que como él creen en un sueño y tras hacerlo realidad, se le cierran todas las puertas. Seguramente muchas veces ni sospechamos lo que hay tras la fama.
    He escuchado muy contenta a Guns N' Roses, la letra no es para tirar voladores pero suenan bien.

    Buena jornada Cabrónidas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que lo del Nokia ha sido probado y experimentado en la realidad.
      Los ámbitos de la medicina, la ciencia, la tecnología, etc, están llenos de casos como el de Meucci. Y si hoy en día un genio inventa o descubre algo que por fuerza chocará con los intereses de los amos del cortijo, de él no sabremos ni su nombre.
      Gracias e igualmente.:)

      Eliminar
  9. Lo que le faltaba a Petronila, que le demos más pistas...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, quizás es lo que necesita, diego, un momento de extremo placer y felicidad.

      Eliminar
  10. Ja, ja, ja...
    Mi primer móvil fue un Nokia 3310, pero le daba un uso diferente XD

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún lo conservas y te ves en la tesitura de Petronila...:))

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS

Esparce el mensaje, comparte las entradas, contamina la red.