29/9/22

174. En el bar 3

    Qué bar no ha tenido como cliente a ese showman innato, que hace del acontecimiento más mundano el chiste más reído. El nuestro era un prestidigitador hábil y lenguaraz en contar chistes y demás deformaciones de la realidad. Ya cuando lo conocimos, respondía al nombre de Metralla, pues era imparable como la risa que producía, cuando a bocajarro desataba su talento humorístico. 

    Algún ser superior le concedió el don de contar buenas historias, a menudo crueles y descacharrantes. Muchas veces tuvimos que suplicarle que cerrara la boca al tiempo que se nos nublaba la vista y nos acercábamos a la embolia, y él, sabiéndonos a su merced, sacaba partido de cualquier situación. El hecho más anodino lo desmontaba, barajaba los trozos a su antojo y los reconstruía en un prodigio tragicómico, a veces hermoso y siempre surrealista.

    Un día —ahora hará más de quince años— dejó de salir y no se le volvió a ver. Sin más. La desaparición de Metralla fue inesperada, descuadró a todos —incluso a Demetria, que durante días dejó de roer con la voracidad acostumbrada— y fue fruto de cábalas místicas y trasnochadas.

    Algunos dijeron que Metralla emprendió uno de sus reiterados viajes de LSD del cual ya no pudo regresar. Otros, que consumió alguna mierda adulterada de Jabba o del Joan de la riera, y lo pagó con la muerte. Y los que más, que ingresó en una secta que dedicaba el tiempo a comprender los entresijos del Gran Arquitecto. Incluso intentamos recurrir a las oscuras artes de la señora Tere, pero nos conminó, por nuestro bien, al respeto y a la prudencia para con unas fuerzas que, ni entendíamos, ni jamás seríamos capaces de entender. 

    Por mi parte, aunque verosímiles, jamás creí en aquellas conjeturas y como no encontraba ninguna explicación satisfactoria para tan súbita desaparición, durante un tiempo seguí llamándolo por teléfono hasta que asumí la veracidad de la misma. Soltero y sin familiares conocidos, tuvimos que resignarnos a que Metralla se volatilizó de nuestro entorno, dejándonos un vacío raro y desencajado. 

    A veces me invade su recuerdo en los momentos más insospechados, y lo evoco en el ambiente desquiciado del bar, en una cómica aparición de ultratumba, en la que su antaño frondosa mata de pelo, son unos mechones ralos que la mugre apelmaza por parroquias. La tiña, piojos y chinches, corretean en simpático compadreo por entre los matojos de pelo y, algún que otro minúsculo mamífero, sobresale saltarín por entre los pelos de su perilla. 

    Al tiempo, cuatro moscardones verdosos gravitan permanentes, cual satélites craneales, alrededor de ese microcosmos sarnoso. Su tez alquitranada, exhibe oscuridades propias de un cielo encapotado, y las piezas dentales de su mandíbula inferior, caballuna como una malformación, presentan peor aspecto que la quijada cariada de un orco. Mal que bien, torcidas y con los cristales rotos, conserva sus gafas que palian con cuestionada eficacia su miopía galopante y sus pendientes, antes destellantes al sol, son diminutos puntos negros en los lóbulos. 

    Y allí, entre el bullicio de la ebriedad, la peligrosidad de las apuestas ilegales y la euforia del narcótico, lo vuelvo a ver contar como nadie todo aquello que él considerara digno de la mofa más aguda y contagiosa. 

    Después de la desaparición de Metralla, el bar de Sito continuó cinco años más hasta su fin, y durante ese intervalo de tiempo, no pasó un día sin que uno u otro recordara la de risas que nos provocó y, en definitiva, lo grande que fue estuviera donde estuviera.

    Esté donde esté.


33 comentarios:

  1. Me dejas siempre sorprendida con la forma que tienes de crear la atmosfera; y las descripciones ... solo tú :)
    Personas entran y salen de nuestra vida, algunos lo sabemos, otros simplemente desaparecen. Me sucedió cuando niña que dejé de ver a un tío (adoptivo) al cual le tenía cariño, un día no volvió más, a la fecha, siempre lo recuerdo.

    Buena música compartes siempre, Cabrónidas
    Cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, MdN! Te agradezco el cumplido. Veremos si en futuras entradas seré capaz de respaldarlo.
      Algunas desapariciones, de repentinas, son peores que la ausencia que dejan tras ellas, ¿verdad? Gracias e igualmente.

      Eliminar
    2. Por supuesto, porque tenía una muy buena amistad con él, era como mi hermano mucho mayor y estaba segura que sentía aprecio por mí, al igual que yo; y bueno, solo quedó la pregunta al vacío

      Eliminar
    3. Con el tiempo, ese vacío no desaparece pero se hace más pequeño.

      Eliminar
  2. Esta tercera del bar, simplemente me encantó. ¡La esperaba! Y ojalá hubiese otra en los cinco años que pasaron después que Metralla desapareció. Insisto en que deseo estar en ese bar, aunque sea en uno de esos sueños que me acompañan tantas veces así, así de extraños.
    Cabrónidas, en realidad siempre te respaldas tú mismo (en alusión al comentario anterior).
    Siempre música! Aparte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial que lo hayas disfrutado y gracias. No descarto alguna entrada más sobre el bar. De hecho daría para muchas. ;)

      Eliminar
  3. Genio y figura, Los Metralla nunca desaparecen. Si lee tu entrada seguro que estará orgulloso del recuerdo que tienes de él.

    Brian May, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá la lee en algún rocambolesco vericueto de la vida. Tiene Queen grandes canciones y tuvieron a un cantante irrepetible, pero el show debe continuar...

      Eliminar
  4. Ahora recordé
    una cancion de
    Soziedad
    Alkoholika,
    la que se
    llama
    Buenos
    momentos,
    algo no va
    bien cuando
    rememoramos,
    tiras de lo que
    quedó atrás, si
    acáso, para
    evadirte, ahora
    todo el rato... .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandes S.A. Uno de mis grupos predilectos. Pero no puedo resistirme a recordar aquellos tiempos de tanta risa y despiporre. Por cierto, tocan el 16 de diciembre en Barna junto con Brujería. :D

      Eliminar
  5. Lo sé, me
    queda a
    distancia ,
    no creo que
    vaya , y
    Brujería,me
    dan un mal
    rollo, no el
    bombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual lo dices por las letras. De hecho, las letras de Brujería son abominables y uno no se las puede tomar en serio. Diría que hasta lo hacen adrede.

      Eliminar
  6. Quita el otro
    comentario si
    quieres , no se
    que hice, decía
    que no creo que
    vaya al concierto,
    mayormente la
    distancia, y
    Brujería ,el mal
    rollo que me
    dan , no es el
    nombre, sino
    la historia que
    hay detrás .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta quitarlo; nunca borro comentarios ni censuro. Hasta donde yo sé, la prensa amarillista de la época, se ocupó de inflar la supuesta historia oscura de Brujería, y ya te digo, ellos encantados.

      Eliminar
  7. Metralla no desapareció, tienes razón. Lo has conjurado de dónde quiera que esté y ahora ya chapotea en nuestras mentes. Hay gente que no se va ni cuando se larga. Tienen presencia incluso en la ausencia. En los bares hay unos cuantos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que dices. Algunas personas son de veras inclasificables pero cuesta conocerlas porque solo se muestran como son en lugares, digamos, poco recomendables.

      Eliminar
  8. El mío era un tragafuego. Era patético, hasta que tragaba fuego. Increíble.
    PD: AMO a QUEEN. Soy su fan número cero. Al fin pone una música que me sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro entonces. Y ahora que lo mencionas, Metralla no tragaba fuego, que yo supiera. De haberlo hecho, eso querría decir que, pese a su apariencia humana, no era de este mundo.

      Eliminar
  9. Eso mismo pensaba yo, justo ayer cuando hervían los macarrones.

    ResponderEliminar
  10. Cuando alguien importante en nuestras vidas desaparece sin explicación alguna solo consigue ser más recordado todavía.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Manda huevos que haya un Metralla en la vida de muchos sin ser el mismo, pero compartiendo características. El mío también era así. Pero tuvo un encuentro fuerte con un caballo muy puro... literal. Lo enterraron de caridad los del ayuntamiento fue el último chiste que contó, póstumo claro, porque odiaba todo lo que tenia que ver con los servicios públicos para la ciudadanía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de la entrada no odia, pero se ríe de todo. De todo, todo.

      Eliminar
  12. Es bonito recordar a una persona por como era, o quizá siga siendo... Metralla dejó un vacío bien lleno durante esos años. Cuando se es "especial" el recuerdo late. Una buena pieza, decimos por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que lo sigue siendo. Ahora debe tener entre 54 y 56.

      Eliminar
  13. Me engancha tu forma de relatar, me encanta, independientemente que haya sido abducido por los marcianos, sus razones tendría para desaparecer, el caso que los Metralla nunca desaparecen del todo siempre estarán presentes en algún momento. Me encanta leerte😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que disfrutes con la narrativa esquizofrénica. Muchas gracias. Los metralla son necesarios, más que nuca, en estos tiempos oscuros.

      Eliminar
  14. Bueno por lo de pronto, Metralla continuó cinco años más en el bar, aunque solo fuese en el recuerdo, ahora lo recordaremos todos los que te leemos.

    ResponderEliminar
  15. Que bonito como relatas...me quedo por aquí y te leoo con calma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Espero no dejarte indiferente y que disfrutes

      Eliminar
  16. Creo que no hay finales felices para los metrallas de este mundo. Por dentro siempre parecen alegres, nada parece importarles, por dentro suelen llevar un infierno que sufren en silencio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Quién no tiene esa zona oscura; ese infierno particular...

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS

Esparce el mensaje