4/10/21

71. Convivencia kafkiana

    La última mujer con la que compartía las sábanas y el lavabo, me dejó porque ponía música a un volumen desorbitado. Demasiado alta en el coche, demasiado alta en casa, demasiado alta en el parque con el loro a cuestas, demasiado alta en cualquier lugar. Según ella, aquel caos sonoro de estridencias guturales y trémolos agonizantes le trastocaba el aura y le jodía los chakras. Así que con expresión compungida me dio a elegir entre ella o aquella bola de ruido. Y como es obvio y atesora entre muchas la calidad de insustituible, elegí la música.

    El tiempo pasaba y pese a nuestro mundo caduco sobrepoblado de oligofrénicos, mi espíritu, cuerpo y mente, se encontraban en perfecta armonía generando una alegría nunca antes experimentada. Tanto era así, que había llegado el momento de adquirir un animal de compañía para compartirla.

    Estuve unos días debatiéndome entre comprar un perro o un gato, y aunque me gustan de diversas razas, tamaños y pelajes, son animales que no se corresponden con mi carácter y mi forma de ser. Hasta que un 4 de octubre —día mundial del animal—, en una de mis incursiones por el campo para desinfectarme de la toxicidad de la civilización, topé con un cabrerizo al que le quise comprar una de sus cabras. Pero en lugar de una cabra, el cabrero me regaló un macho cabrío, grande y negro, con un buen par de astas y una larga perilla, que no me quitaba ojo de encima. Según él, experto cual Dr. Doolittle sobre el misterioso mundo del lenguaje animal, aquel escrutinio significaba que el cabrón me había elegido. Además, era el animal idóneo por afinidad y similitudes de comportamiento.

    Para mi sorpresa, pronto descubrí que aquel macho cabrío escondía ciertas habilidades que lo hacían sumamente especial. No es que hablara, como la mula Francis —aunque el cabrero me aseguró que sí, solo que pasaría mucho tiempo antes de que yo fuera capaz de entenderlo—, pero cada vez que reproducía música en el tocata, el cabrón se alzaba sobre sus cuartos traseros mostrando su quijada en una amplia sonrisa. Luego volvía a tocar el suelo y giraba sobre sí mismo cabeceando la cornamenta siguiendo el ritmo. En los acordes más desenfrenados, nos montábamos pequeños pogos por el comedor que acababan en carcajadas y estentóreos balidos que reverberaban por toda la vecindad.

    Estaba claro que me lo tenía que llevar de concierto y que estábamos hechos el uno para el otro. Así que a los pocos días ya estábamos saliendo de una gran actuación de Dying Fetus. Andábamos bastante ebrios por el adoquinado de una de las apestosas callejuelas de la ciudad, sorteando mierda y rejas de alcantarilla, cuando mi macho cabrío se paró y tuvo a bien regar con una caudalosa meada las ruedas de un coche tuneado hasta lo grotesco. Nos llegaron unas exclamaciones nada amigables proferidas por el amo del vehículo y sus coleguitas. Eran tres tíos vestidos con cuatro tallas de más, con la mirada oculta tras unas gafas de sol —pese a que era noche cerrada— y gorras de visera rígida cubriendo sus recipientes de viruta. Llevaban tanta bisutería chatarrera en cuello y muñecas, que podrían morir de ahogamiento en una puta pecera de caer en ella.

    El que parecía ser el cabecilla exclamó: «¡Ataca, bro!», y uno de aquellos mierdecillas se abalanzó de un salto contra mi macho cabrío. Pero mi cabrón lo interceptó al vuelo y con su poderosa cornamenta lo mantuvo ingrávido con una serie de habilidosas voleas hasta proyectarlo, cual guiñapo, contra un montón de mierda orgánica apiñada al lado de un contenedor. Aprovechando el desconcierto y con extrema celeridad, yo despojé de gafas y gorra al cabecilla, y le eructé en plena jeta provocándole quemaduras de segundo grado. El tercer mierdecilla arrancó a correr exclamando: «¡Necesito chance, bro! ¡Me vuelo a Puerto Rico!». Pero mi macho cabrío fue más rápido, y de una embestida en el pescuezo acompañada de un balido estremecedor, la dentadura postiza chapada en oro de aquel desgraciado salió como una bala clavándose en la puerta metálica de un garaje cercano. 

    Aquel trío de bastardos adoradores de Bad Bunny, se montaron en el coche y desaparecieron de allí con las ruedas humeando —más por la meada mefítica de mi cabrón que por el derrapaje—. Mientras, yo me acerqué a mi cabrón y palmeé mis manos con sus pezuñas como cada vez que hacíamos un buen trabajo. Primero arriba y luego abajo, ¡plas, plas!, como dos auténticos colegas. Como el equipo invencible que éramos cuando nos marcábamos un tanto.

    A partir de aquella noche nos hicimos inseparables y llegado el verano nos fuimos de vacaciones a Marrakech. Nos encantaba pasar las tardes en cualquier terraza de cualquier bar, contemplando a la gente con la mirada oculta tras nuestras gafas de sol. Yo miraba a las mujeres e imaginaba sucias obscenidades y él, mientras bebía agua descalcificada de su pajita a grandes sorbos, lucubraba sodomizaciones a las cabras que por allí pululaban como parte normal del paisaje. 

    Desde luego, los animales son mejores que las personas y ahora entiendo el porqué de quien llora la muerte de su animal de compañía más que la de cualquier humano.

    Por eso ya he vuelto a modificar mi testamento y he dejado reflejado con claridad meridiana que mi cabrón debe ser el máximo beneficiario.



16 comentarios:

  1. Si amaestras una cabra... Llevas mucho adelantado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, más que amaestrarla... Como dijo el cabrero, el cabrón me eligió en lugar de elegirlo yo a él. Ahora a ver cuándo habla.

      Eliminar
  2. :D :D
    Mis mujeres siempre me han abandonado por tocar la trompeta a todas las horas, noche y día. Así que voy a seguir tu ejemplo y buscar, entre los cabreros que conozco, alguno que me deje un macho cabrío que bale fuerte y le guste el jumilla. Si la cosa funciona, también le haré heredero de mi viejo clio y mi bicicleta, mis mayores tesoros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten por seguro que si te muestras ante ellos, algún cabrón te elegirá.

      Eliminar
  3. Son los animales quienes eligen, no lo dudes, tuviste suerte pues te será fiel toda la vida. Cuando menos te lo esperes te dará los buenos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cabrero tenía razón. Estoy empezando a entender la multitud de registros baladores que tiene.

      Eliminar
  4. Mira que has tenido suerte, en el municipio donde vivo se mantiene la trashumancia (la están prohibiendo por "ahí") y todas son cabras y cabritos, nunca he visto un macho, ahora al leerte me he percatado de eso...

    Pero volviendo a tu vivencia, la verdad que no tengo idea de cómo será un amigo cabrón, supongo que para eso hay que ser Cabrónidas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el humano ya ha olvidado ese fino hilo atávico que nos conectaba de manera subliminal con el resto de especies. Los animales siguen utilizándolo, por eso son los que eligen. :)

      Eliminar
  5. Perdiste una pareja y ganaste algo más. Creo que has salido ganando, alguien que odia a Bad Buny tiene mucho ganado ;)


    Y estoy de acuerdo, por mucho que digan, los animales nos eligen, ya lo creo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La convivencia con los animales es mejor y más sencilla que con los humamos. Ni punto de comparación.

      Eliminar
  6. Ayyyy no sé cómo nombrarte... Cabrónidas? Y yo que uso tantos diminutivos, aquí nomás no le "hallo". Pero a lo que voy es que si me vieras cada vez que te leo... Me sorprendo a mí misma riendo. Ya te he dado las gracias por eso y lo vuelvo a hacer, eso siempre se agradece.
    Buenas risas me sacas con tus comentarios cuando pasas por mi blog, que me en can tan. Las dos cosas: lo que comentas, y que pases.

    Y otra: los animalesssssssss ¡Eso es todo! Son lo más de lo más! Ni comparación, como dices. El cabrón seguro se llevaría bien con un gato o un perro (... 🤔 o no?) Pero en ese caso considera la ADOPCIÓN, esa es la opción!

    Jaja seguro ahora son un dúo incomparable.

    Aunque no sea tu estilo, yo te mando un abrazo. 😇

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te rías. Hace falta sentido del humor en la blogosfera. Se agradece el abrazo.:)

      Eliminar
  7. Hombre, si le quedan bien las gafas de sol y bebe en pajita no hay nada más que hablar, es el mejor compañero de juergas jajaja

    ResponderEliminar
  8. Me he reído sin parar. Sois un tándem con un sentido del humor tan coordinado que ni necesitáis hablar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya casi domino a la perfección la comunicación subliminal con mi cabrón.

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS