11/10/21

73. Historia censurada

    Resulta que el 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón, justo cuando pensaba arrojarse por la borda exclamando: «¡Que os den por culo, cabrones!», debido al hastío producido por las quejas y lloriqueos de su desquiciada tripulación, divisó algo sólido en la lejanía y ya nada volvería a ser lo mismo: la Tierra resulta que no es plana. A bordo de una carabela llamada La Pinta, Cristóbal atraca en una de las islas que posteriormente bautizaría con el nombre de San Salvador.

    —Perdonen que les moleste, ¿vamos bien por aquí para recalar en la India? —Pregunta Cristóbal a un par de indígenas que estaban en la playa tomando el sol en actitud reptilesca.

    —No señor, tendrían que haber virado a la derecha en el triángulo de las Bermudas. Le aconsejo que revise el funcionamiento de su brújula —responde uno.

    —Ya, ya, pero para ahorrarme las monedillas que te cobran en el peaje del canal de Suez... Ya sabéis cómo somos los catalanes, que cuando tenemos que hacer donativos a la iglesia, lanzamos las monedas al aire, y las que coja Dios, para la iglesia, y las que caigan al suelo, para nosotros. ¿Entonces, dónde leches estamos?

    —Esto es Guanahani , señor. América. —Contesta el otro.

    —Coño, me pensaba que te pasaba algo raro en la boca. América, eh... Pues ala, os ataco con veinte cañones, un caballo, un mulo romo, un par de escupitajos y con enfermedades y virus, que mi misión era ocupar treinta y cuatro territorios y aún voy por el primero. ¡A ver, los hermanos Pinzón, dejad de lameros las pollas y clavad la bandera! ¡Ràpid, collons! Por cierto, alma de Dios —pregunta a uno de los nativos—, ¿qué es eso que estás comiendo?

    —Chocochoulaou, señor.

    —¿Choco qué? ¡Por la árida entrepierna de la reina Isabel! Hay que ponerle un nombre más comercial. Esto se va a llamar chocolate. Deja que lo cate. La hostia, esto combina con cualquier alimento; hasta con churros, diría. Tenemos que patentarlo cuanto antes para forrarnos y vivir a cuerpo de rey. Total, hay tantos que uno más no se va a notar. ¿Y esa cosa que mascas y escupes como si fueras un rumiante ordinario? —Le preguntó al otro.

    —Tabaco, señor.

    —¡Por las fulanas tetudas de Génova! Eso se mezcla con trescientos aditivos chungos, que más tarde serán cigarrillos de 8,5 cm, debidamente empaquetados en cajetillas con capacidad para doce o veinticuatro, y se venden en estancos y quioscos para crear una nueva modalidad de esclavos. Si es que... Vaya par de atascaos de la vida; nativos teníais que ser. Voy a pedirle a Philip Kotler que busque un hueco en su agenda y se deje caer en este remoto lugar para que os imparta unas cuantas lecciones de márquetin.

    —Le estamos muy agradecidos, señor.

    —Si supierais la que se os viene encima... En fin, que levamos ancla que nos queda mucho por hacer todavía. Además, he quedado con los reyes católicos para una orgía que ríete tú del osobuco de Ron Jeremy. ¡Ah!, y me llevo esta iguana para darle una sorpresa a Juana, que últimamente hace y dice unas cosas muy raras que acojonan.

    —Como guste, señor. Tenga una hoja de palmera de regalo para envolver a la iguana. 

    —Gracias, indígenas alelaos. Y al loro si Pizarro se deja caer por aquí, que tiene más mala hostia que un canguro preñao.





18 comentarios:

  1. ¿Y si resulta que Colón no existió? ¡A saber!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, también es posible. Recuerdo que leí que fueron los vikingos los que hicieron el descubrimiento.

      Eliminar
  2. Jajaja, qué bueno. Y todo por ahorrarse el peaje del Canal de Suez... Pero menos mal! Que clase de infierno sería la vida en la Tierra sin chocolate (nombre comercial)jajajaja?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te refieres al chocolate de curso legal o al transportado en veloces lanchas por el estrecho de Gibraltar? :)

      Eliminar
  3. Jajajajajajaa no, nadie sabe, la descubridora de las Indias.... América y el chocolate soy yo!!! Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mundo incierto todo es posible. La verdad está ahí fuera. :)

      Eliminar
  4. Pues no, lo que me contaron en el colegio no tenía nada que ver. Un buen resumen de lo que pudo haber sido

    ResponderEliminar
  5. Ay Cabrónidas eres un genio, jajaja, lo único que se echa en falta es la curia...: No se imagina el pobre indio la que le espera. :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo llega a saber, seguro que no le da nada para envolver a la iguana.

      Eliminar
  6. Ya por honor a la hispanidad, recalco que colón solo era un espontáneo jajajajja!! Me ha gustado mucho tu relato. Perdona a esta incosciente que pasa poco por tu blog aunque me gusta mucho. Listo, estoy preparada para el capote jeje!! plas-plas!! JIJI!! BUEN POST, SIGO LEYENDO MÁS ANTES DE QUE ME DE LA BAJONA...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que perdonar. Si acaso, que nos perdonen ellos por el genocidio. :)

      Eliminar
  7. Bueno vale, les cayó lo que les cayó, pero ellos nos dieron a cambio el reggaeton. Yo aquí veo un empate, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si con el reggaeton pretendieron vengarse, lo hicieron bien.

      Eliminar
  8. Te has montado un Día de la Hispanidad de la hostia. Un Colón catalán ahorrándose unos maravedíes en medio del océano y haciendo negocio con el chocolate y el tabaco... ahora entiendo los estereotipos...
    Me ha encantado tu relato. Ya tenía ganas de conocer tu blog y devolverte las visitas.
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
  9. Esta versión es mucho más interesante que la que siempre nos han contado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y estoy seguro que la verdadera, aunque haya quienes niegan el genocidio, como hizo con el holocausto nazi Robert Faurisson. Negacionistas hijoputas.

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS