23/1/23

207. Ectoparásito

    Yo tengo un amigo que es un tesoro. Y es mi amigo porque me acepta tal y como soy, con mis múltiples imperfecciones y carencias. Me conoce muy bien y sabe, entre otras cosas, que mi economía carece de músculo. Tanto, que nunca he tenido vehículo ni el documento legal que se exige para conducir uno. Por eso siempre era él quien ponía el coche cuando íbamos de garitos, y pagaba las consumiciones de ambos aun cuando las mías superaban a las suyas en número, que también era lo acostumbrado.

    Llegado el momento, no se privó de invitarme a su boda, ni tampoco, a los años siguientes, al bautizo de su hijo y posterior comunión. Por supuesto, acepté para no desilusionarle, y como mi aportación monetaria en esos tres banquetes repartidos en el tiempo, fueron recortes de hojas de libros de autoayuda en un sobre anónimo, decidí no decepcionarle en mi condición de buen comensal, vaciando por completo todos los platos que me pusieron por delante, y bebiendo sin descanso en la barra libre hasta que dejó de serlo. 

    Del mismo modo, sabe de mi trabajo esclavista y del poco tiempo que dispongo para mí, por lo que jamás me lo hizo perder, cuando necesitó ayuda anímica por la depresión en la que se sumió a causa del abandono de su mujer. Ni siquiera me pidió una tarrina de tamaño industrial de helado hipercalórico, de las que hago acopio, a cientos, en un congelador que me regaló para mi cumpleaños. 

    Porque esa es otra. Siempre tiene detalles conmigo, grandes y pequeños, para ese día especial, mientras que yo nunca logro acordarme del suyo. Qué le puedo regalar yo, si a duras penas llego a final de mes, pese a que tengo móvil, ordenador, red wifi y una pantalla panorámica donde ver varios canales contratados. Solo puedo regalarle mi amistad y, aunque nunca me pide nada, estar siempre a su lado para lo que necesite.

    Con semejante entrega por mi parte, tampoco es que se pueda quejar.



35 comentarios:

  1. Él te acepta tal y como eres y tú también a él. Parece que cada uno recibe lo que necesita del otro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Siento tu situación, quien te quiere de verdad, te acepta como eres, la amistad es sagrada, al menos para mi, no a cualquiera le doy el derecho de llamarme amig@ o menos serlo.
    Y que mejor que acepar a uno como es, eso es amor.

    Lo demás es materialismo, vivimos en un mundo donde vale mas un móvil, se aprecia más eso que mirarse a los ojos, yo tengo una buena situación en este momento y aun así, voy algún lado, soy la única que no saca el móvil, porque me gusta hablar, disfrutar del momento y soy muy observadora, la gente como digo se pierde lo sencillo, como es un atardecer, un cielo lleno de nubes en sus formas... una charla... la sonrisa de un niño ( aunque no tenga) si he trabajado de profesora muchos años con ellos y eso es lo más bello.
    Amor incondicional.

    Tantas cosas... y eso es lo que nos llevamos, los gestos.

    Un abrazo y deseando mejore tu situación, aún así, no es más quien más tiene, sino quien menos necesita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, el ectoparásito soy yo. En modo figurado, claro.;)

      Eliminar
  3. O yo no lo he entendido bien, que sería posible, o lo firma un egoísta de tomo y lomo. Si dice ser su amigo no entiendo por qué esperó a que le pidiera ayuda cuando estuvo mal anímicamente. Entiendo por la forma de redactarlo que no se la dio. Un amigo te ayuda cuando no se lo pides, y precisamente la ayuda anímica es la que tiene más valor, si nisiquiera se la das, después de todo lo que te da él... no te llames amigo, llámate chupóptero. Digo yo.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has entendido a la perfección. No en vano la entrada se titula como se titula.:))

      Eliminar
  4. Decía el cómico Raúl Cimas: "Los verdaderos amigos son aquellos que hacen lo que a nosotros nos sale de los huevos". Creo que tu amigo está más allá del valor. Hay hermanos de los que no sacas tanto. Cuídalo el tiempo que te deje el ocuparte de tus asuntos. Aunque sea durante cinco minutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay amigos y luego están los ectoparásitos.;)

      Eliminar
  5. No tienes morro tú ni na. Menudo chupasangres... Anda, tira, tira...
    Yo quiero helado de ese que guardas por toneladas que hoy he tenido un mal día.
    Sácalo ya, venga!! Y luego te comeré el tarro un rato con cositas de esas que le amargan a uno el día. Sólo para compensar un pelín lo de tu colega.
    Ectoplasma es poco, eh? Te has quedao hasta corto. Eso sí, lo que me he reído no tiene precio :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que los hay, ¿verdad? Pervierten nobles conductas sin despeinarse.:))

      Eliminar
  6. Es que Ectoparásito se quedaba muy justito , quería escribir "Ectoplasma" porque me recordaste al Pokemon...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien pensado, esa clase de ectoparásitos, son bastante fantasmas.:))

      Eliminar
  7. jaja menudo ectoparásito estás hecho! meeenos mal que ya sabemos que no hablas de ti, no te veo yo a ti recortando páginas a libros de autoayuda, segurísimo que de eso tú no usas, en todo caso folletos de algún tipo de arte marcial jaja no sé...te veo en modo taekwondo pero sin protecciones ; )

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que no leo ese tipo de libros, amén de que es el único uso que les daría. Pero seguro que todos conocemos a algún ectoparásito, o alguien susceptible de serlo.:)

      Eliminar
  8. Ya no sé cuántas veces he escrito por aquí que comienzo a leer y me sacas una sonrisa. Sí, por tu forma de narrar.
    Creo que los dos tienen una gran fortuna de poder llamarse amigos, aún cuando no lo pudiste consolar durante su depresión.

    ResponderEliminar
  9. Es que hay amigos que son el colmo del egoísmo. Se vuelcan contigo cada vez que los necesitas y, para una vez que te necesitan ellos a ti, van y se cabrean si les contestas "hoy no puedo ayudarte, questoy muy cansao..." :))

    ResponderEliminar
  10. Me recordó a mi amiga Brenda. Cuida mucho a tu amigo . Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No lo dudo; ellas también saben ser criaturas ecto.

      Eliminar
  11. Yo una vez salí con una pareja que estaba muchos escalones por encima mía en todos los ámbitos posibles... no disfrute porque me pasé todo el tiempo pensando que aquello no tenía sentido... y sí, no lo tenía, pero eso es otra historia.

    DIsfruta mientras puedas, un día te pasarán la factura que no podrás pagar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría que todos los ectoparásitos de los dos sexos recibieran su merecido. Y aún así no pagarían todo lo que deben.

      Eliminar
  12. Un lujo como das vuelta a la tuerca, sí, pasa que hay gastos que son necesarios :)

    Alucino, te veo y me veo, cuando era estudihambres tenía una amiga, Lupón, chica foránea a la que le daba todo de mí, de lo que carecía se lo conseguía y no me importaba quedarme vacía, era mi amiga y estaba sola. Acabo de comprarme un auto y salí con ella este fin pasado y no quería que se sintiera mal y me llevé el de mi hermano y Lupón me llega con una Hummer H2 y me dice, pero es viejita, jajaja, no manches, me encanta que le vaya bien a la amiguis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ectoparásito del sexo femenino. También los hay.:)

      Eliminar
  13. Ese es un chupóptero, sinvergüenza, caradura, abusón, aprovechado, garrapata y no pongo una palabra más fuerte porque su madre no tiene la culpa.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, pues es una fortuna de amistad. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  15. Pues si que tienes un buen amigo, cuídalo, no hay muchos como él.

    ResponderEliminar
  16. Quien tiene un amigo tiene un tesoro jajaja
    Speedy

    ResponderEliminar
  17. Hay amigos que aunque saben que te "aprovechas" de ellos siguen siendolo. Te quieren por como eres, porque se sienten a gusto contigo porque quizás se ven reflejados en ti. No sé. Por lo que sea. Pero en algún momento determinado un día, te cerrarán la puerta en tus narices y nunca más sabrás de esa persona. Los amigos también tienen un límite cuando la cuerda se tensa mucho más de la cuenta. Te lo digo por experiencia. Tuve alguna amiga así, me di cuenta que aunque jamás, jamás pretendí retribución por amistad, una cosa es ser amiga y la otra tonta rematada y que te tomen el pelo y la cabellera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amistad y abuso de la misma es una línea difusa. Al final, el afectado pone el límite y no el que pervierte la amistad.

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS

Esparce el mensaje, comparte las entradas, contamina la red.