8/12/22

194. El terror

    Ese terror imaginario, que disfruto. 

   Añejo y gótico, oculto en ritos oscuros y conjuros ancestrales. El que emana de pociones fétidas de ingredientes prohibidos. De garras poderosas y fauces salivantes, mutilando la carne y devorándola a la luz de la luna llena. De colmillos clavándose en la yugular de una joven, y dos regueros purpúreos descendiendo con lentitud hasta su pecho desnudo. De serpientes y larvas deslizándose por las cuencas de un centenar de muertos apiñados en un osario, iluminados cuando el relámpago desgarra un cielo negro. Del llanto de un bebé en el altar, ofrendado ante el filo mortal que sostiene una criatura gigantesca de alas membranosas.     

    El mismo terror de ultratumba, invocado en la tiniebla, reptando en silencio hasta tu cama, cuando duermes. Del vaivén de mecedoras en habitaciones polvorientas de mansiones deshabitadas. De viejas casas encantadas, que emiten lamentos al ser azotadas por una ventisca invernal. De castillos ruinosos, alzándose entre la bruma de parajes remotos. Del sonido de violines desafinando en tumbas profanadas. De extensiones de tierra sin sol, sembradas de ciénagas vaporosas. De lluvia cayendo en antiguos cementerios de sepulturas mohosas. De siniestros mausoleos, custodiados por la muda presencia de estatuas paganas. 

    Y ese terror que no necesita artificios ni recurrir a miedos primigenios.

    Ese que se manifiesta a plena luz del día, cuando explosiona una bomba en un centro comercial en hora punta. El que se desata cuando las balas disparadas en nombre de un dios que no existe, acallan la música de un concierto que deviene en carnicería. El que debieron sentir ciento cincuenta pasajeros, a bordo de un avión que cambió de rumbo dirección a una muerte tan inesperada como certera. Ese terror que nace de la más intensa desesperación, cuando dos grandes rascacielos están siendo devorado por las llamas, y las personas del interior consideran una posibilidad de supervivencia, lanzarse al vacío desde cuatrocientos diecisiete metros de altura.

     El terror que surge de un instinto primitivo, y se contagia enloqueciendo a las masas en un campo de fútbol; en un amplio recinto del que no se respetó el aforo; en una calle atestada. El terror que se desborda en incontenible avalancha, y mata por asfixia y aplastamiento, sin hacer diferencias. El terror de los soldados en el campo de batalla, ensordecidos por las detonaciones de un aluvión de bombas; el de los civiles que tienen la fortuna de prolongar su vida un día más en el refugio antiaéreo. Y el terror de la tiranía, puro e indescifrable, manifestado en miles de ejecuciones y matanzas. Ese que yace imborrable en solitarias cunetas, en las baldosas ensangrentadas de las salas de tortura, en el barro de los campos de concentración...

    Ese terror tan nuestro, tan definitorio, tan real...


37 comentarios:

  1. No hay dios, pero sí un infierno a nuestro alrededor, creado por nosotros y para nosotros. Aquí han cerrado las salidas y llegadas, no hay bus, ni vuelos, ni nada que no sean muertes y más muertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo con dos caras; la eterna dualidad del bien y el mal. Y tan culpables somos de lo uno como de lo otro.

      Eliminar
  2. Me gusta como lo has narrado, la vida es una película de terror, pero real, nosotros somos los actores y hay monstruos de verdad.
    Buen día Cabronidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Dakota. Sí, somos los actores y a veces pienso si no sería posible cambiar el guión. De momento, parece que no. Quizá es imposible.

      Eliminar
  3. A mí los terrores de la segunda parte de tu post no me gustan. Los de la primera parte sí, su estética. Eso es porque los segundos son tan reales que pueden tocarme. Los primeros solo son parte del placer del cine, los libros o el cómic. O la música gótica.
    Magnífica descripción de los muchos horrores, por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es exactamente, Sergio. Los horrores reales, los de la segunda parte, nos superan y somos nosotros los creadores.

      Eliminar
  4. Me tienes como a una hoja, temblando de arriba a bajo; ) No me gustan las pelis de terror, bueeeno si acaso las del rollo vampírico, un poco, pero en light. Has descrito de maravilla toda la imaginaria terrorífica que existe! como dice Sergio ahí arriba, la segunda parte dibuja terrores reales, más bien diría, horrores reales...la vida tiene mucho de horror y de terror, menos mal que siempre nos quedará ... Heidi ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo creerás, pero tengo una entrada antigua y la canción que la acompaña es de Heidi.:D

      Eliminar
  5. Suelo ver las películas de terror con las manos tapándome los ojos, pero con los dedos abiertos para mirar un poquito... Ojalá pudiera ir así también por la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, esa manera de ver las pelis de miedo siempre me ha hecho mucha gracia. Pero al final las acabas viendo.:)

      Eliminar
  6. Si, el terror es real y pude surgir en cualquier momento y lugar. Todos estamos expuestos al terror.

    ResponderEliminar
  7. Y el miedo al miedo. El terror al miedo. Esa sensación de que hay algo malo siempre acechando y tienes miedo pro qué no sabes como ni cuando te va a atrapar. Y si podrás evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenemos miedo a aquello que desconocemos y escapa a nuestro control. Es casi un instinto de defensa, ¿no?

      Eliminar
  8. Existe el terror impalpable de las fuerzas del mal y el terror que creamos nosotros mismos. Somos los dueños de nuestro propio infierno, un empeño casi suicida en autodestruirnos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y lo peor de todo es que no tocamos techo; nos reinventamos en ese aspecto una y otra vez.

      Eliminar
  9. Ha estado ahí, siempre porque es un terror que se renueva, ubicuo, siempre a la espera. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. Así es, ha estado ahí desde siempre, con nosotros, sus creadores.

      Eliminar
  10. Es verdad que el terror primero, el imaginario, es totalmente disfrutable. Pero ese otro, real y creado por eso humano (mal llamado "humano")... Ese sí que no, no. Ese sí me da... Terror.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da terror sin padecerlo. Imagina por un momento que lo vivimos en propia carne.

      Eliminar
  11. Manda huevos... como me encantan las pelis de terror la primera parte del post la he disfrutado entre risas... el resto has conseguido ponerme de mala hostia con tanta realidad. Hay terrores y terroristas que hay que hacerles como al mono... mucha leña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que dejar de combatirlo, aunque ese terror nunca acabará mientras la raza dure.

      Eliminar
  12. Stephen King dijo: "los monstruos y los fantasmas son reales, viven dentro de nosotros y a veces salen". Lo que hay que hacer para evitar los terrores es no dejarlos salir. O aniquilarlos en cuanto asoman la jeta (esto lo digo yo :)

    Me ha gustado tu vídeo de hoy :) Aunque no distingo entre hip hop y rap. Me he bajado la letra, que hay que leer con atención para entenderla :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor King sabe de lo que habla. No puedo estar más de acuerdo. Aunque con lo tuyo también comulgo. Aunque no es lo mío, no le hago ascos al hip hop o rap.:)

      Eliminar
  13. Y esa adrelina que corre por las venas? Eso no tiene precio.
    Me zampé la Wednesday de T.Burton y confieso
    que me satisfizo.
    Y sí. La realidad supera la ficción y estamos viviendo una mala serie con varias temporadas de terror que parece no tener fin.
    Casi más bien parece ya un culebrón infumable.
    Atentados (aquí en París somos los protas) pandemias, guerras, apagones ya en la ciudad de la luz y si bien es terrorífico lo que me produce más terror es que lo que pretenden es inocularnos el miedo por vena ... y no se están cortando un pelo.
    Y eso, sí que da miedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo es el instrumento que utiliza el poder para perpetuarse, en todas sus formas y variantes. Creo que me da más miedo la ignorancia, que sumada a lo primero, hacen una pareja invencible.

      Eliminar
  14. Me encantan estos cuentos utópicos que nos hablan de un mundo feliz. Un gran relato.

    ResponderEliminar
  15. Hace poco hablaba sobre mis terrores con los coches. Te compro algunos de los otros que incluyes. De hecho veo que la lista es interminable. Es más fácil hablar de miedo que de pensamientos positivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto eso que comentas. Y eso que nosotros, si lo piensas bien, lo tenemos todo a favor para hablar de pensamientos positivos.

      Eliminar
  16. La vida es una sucesión de terrores intermediado por breves momentos de tranquilidad.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  17. Gómez y el Dr. Itua están compinchados. Sáquelos de su vida y conviértase al budismo.

    ResponderEliminar
  18. Hola a todos mi nombre Ximena Jimena de Cuba quiero usar este medio para informar al mundo sobre cómo me curé del herpes al principio cuando tuve síntomas en 2014 me hice la prueba y salió positiva perdí la esperanza de mejorar relación o matrimonio, todo cambió cuando conocí al Dr. Itua, me puse en contacto con él, le expliqué todo y me dijo que tenía la cura, así que decidí pedírsela, así que lo hice después de 2 semanas, me hice la prueba y obtuve un resultado negativo. Estoy eternamente agradecido con él. Él también puede curar.
    vph
    vih/sida
    epilepsia
    anemia falciforme
    diabetes
    EPOC
    esterilidad
    cáncer
    verruga
    soriasis
    pitiriasis rosada, etc.
    correo electrónico: drituaherbalcenter@gmail.com www.drituaherbalcenter.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intuyo, dada tu escalofriante lista de enfermedades, que has tenido, con orcos y trolls, una vida sexual activa y promiscua.

      Eliminar
  19. Siempre he pensado porqué el mundo es como es. ¿Por qué hay maldad? No todo el mundo que tuvo una infancia terrible es un asesino o un sádico. Creo que se nace con unos genes que nos hacen ser como somos y la oportunidad nos catapulca. El mundo en el que vivimos es un mundo hostil y cada vez lo será mucho más. Más miseria, más terrorismo, más desigualdad. Lo crearon los que ansian poder. Los que esclavizan a los más débiles y los que tienen a su lado a los que no piensan y obedecen. O a los cabeza de termo que los votan por cuatro miserias. Ese es nuestro mundo de terror. Lo has descrito tan y tan bien que dan ganas de llorar.
    Voy a ir leyendo más entradas con tu permiso!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la respuesta está en cómo, dónde y con quién te crías desde que naces. Esos primeros años en los que el disco duro está en blanco son fundamentales. Celebro que te haya gustado y te agradezco que decidas pasar un poco de tu tiempo aquí.

      Eliminar

RAJA LO QUE QUIERAS

Esparce el mensaje, comparte las entradas, contamina la red.